Control de calidad de un producto dFlow: algunos datos de interés

 

Hoy vamos a tratar un tema a mi parecer muy interesante, y es el asunto de los “controles de calidad”. En no pocas ocasiones nos han preguntado, ¿como tenemos productos de calidad en nuestro catálogo?, ¿como nos aseguramos que todos nuestros productos cumplen con unos estándares?. Esa ardua tarea empieza con la fábrica, antes de empezar a producir nada. Por suerte, nosotros tenemos ya experiencia identificando fábricas de calidad dentro del complicado mundo de las fábricas Chinas, hemos tratado con varias de ellas y contactado con varias decenas para poder producir nuestros productos.

Pero hoy no hablaremos sobre esto, sino ¿como se asegura una empresa que la producción en la que ha invertido varias decenas de miles de euros, ha dado lugar a una producción con calidad, tal y como en su día aseguró la fábrica que se haría? Y aquí es donde entran en juego los denominados “controles de calidad”

 

 

La mayor parte de empresas del mundo, subcontratan la fabricación de sus productos a una fábrica externa, solo Samsung, Sharp etc tienen algunas fábricas propias de productos electrónicos. Por poneros un ejemplo, seguro que habéis escuchado algo sobre Foxconn, la famosa fábrica del iphone.

Los controles de calidad, dependiendo de la complejidad del producto se pueden realizar en distintas fases. Un smartphone por ejemplo, tiene varios controles de calidad a lo largo se su proceso de producción. En nuestro caso, se realizan dos controles de calidad, uno pre-producción, con la muestra del producto ya terminada, lo sometemos a distintas pruebas y un técnico de sonido prueba sus componentes internos.

Y terminada la fabricación, antes de salir la producción rumbo a España, se realiza otro control en la propia fábrica, por una empresa especialista del sector, dónde se compara con la muestra de la que os hablaba antes, absolutamente todo, desde la caja, manual, estética, electrónica…

 

 

Todas estas pruebas no son al azar, está especificado en una QC (quality control) el tamaño de la muestra que hay que coger y probar para que el resultado sea óptimo y representativo.

Además, se utilizan máquinas dedicadas precisamente a este tipo de test, para probar el modo bluetooth, NFC, batería, intensidad de carga etc.

 


 

Como dato curioso y que puede que no llame la atención a simple vista, una de las pruebas más comunes en este tipo de productos, es simplemente pesar el producto, debido a que muchas fábricas añaden peso extra a los productos  para que estos parezcan de más calidad. Puede parecer una tontería, pero es algo mucho más común de lo que imagináis.

 

 

Pues esto es todo por mi parte chicos, la fabricación de productos en China es algo a veces complicado, no solo por la distancia sino por la diferencia cultural entre nosotros y los Chinos. Pero con un poco de experiencia en el sector, paciencia la elección de fábricas y empresas de controles de calidad profesionales, podemos asegurarnos de que el producto que terminamos disfrutando en casa cumple con los estándares de calidad que queremos.

 


Si te ha gustado, puedes compartir el artículo en redes sociales!

Puede que también te interese:

3 comentarios en “Control de calidad de un producto dFlow: algunos datos de interés”

  1. Sois un gran equipo y funcionais perfectamente para mi y mi familia estamos encantados os vuelvo a desear lo mejor por mucho tiempo y os seguiremos por el camino a la espera de nuevos retos GRACIAS Y SUERTE SEGUIMOS CONFIANDO EN VOSOTROS

Deja un comentario