Escuchar música de alta calidad (High-Res): ¿qué necesitas?

¿Quieres escuchar música de alta calidad o alta resolución allá a donde vayas ? Desde que entramos en la era digital, los audiófilos hemos tenido que convivir con los denominados formatos de compresión. Todos esos “contenedores” (como el MP3, FLAC, OGG…) nos permiten que nuestros móviles o demás reproductores multimedia sean capaces de reconocer una canción que se ha grabado en un estudio en Santa Mónica.

Esta es la principal función de un formato de compresión, estandarizar un lenguaje entre el estudio u ordenador en el que se ha producido la pista de audio, y el receptor, en este caso nosotros. Pero lo que nos interesa averiguar hoy, es más bien, cómo funcionan internamente estos formatos con los que logramos escuchar música de alta calidad.

escuchar música de alta resolución

 

¿Cómo escuchar música en alta calidad? Descúbrelo con dFlow

Con todo ello, escuchar música de alta calidad, en High-Res o cualquier otro estándar de alta resolución requiere contemplar otros factores. En primer lugar, no será suficiente con tener unos auriculares u altavoces cualesquiera. De este modo, tendremos que atender a varios elementos tanto en hardware como en software. Pero no te preocupes: hoy vamos a echarles un vistazo a todos ellos.

escuchar música de alta resolución

Elige el formato adecuado para escuchar música de alta calidad

Cuando una grabación se convierte en un estudio en formato digital sufre pérdidas, no nos permite escuchar música de alta calidad. Esto es algo que debemos entender. El formato digital, siempre va a ser un resumen del formato analógico. Así ocurre con el cine, la fotografía o cualquier representación digital de algo físico.

Por ello, lo más importante a la hora de escuchar música de alta calidad o alta resolución es el formato. Es necesario elegir un formato que no haya perdido mucha información durante el proceso de digitalización con respecto a la grabación original analógica. O lo que es lo mismo, que no tenga una gran compresión.

El formato más utilizado en High-Res es el denominado FLAC, uno de los mejores formatos en lo que se refiere a calidad de audio. Sin embargo, deberéis empezar a lidiar con uno de los grandes inconvenientes de escuchar música de alta calidad como es el tamaño de los archivos. Podemos llegar a tener 1 GB completo con 6/7 canciones, y este es un alto precio que deberemos pagar; al menos, es necesario aceptarlo si queremos escuchar los jadeos de nuestro artista favorito en alta resolución.

En la actualidad, existen muy pocas plataformas que permitan en streaming escuchar música de alta calidad en High-Res. Por eso, la mayor parte de las opciones pasan por comprar las canciones. En ese aspecto, le podéis echar un vistazo a highresaudio.com o hdtracks.com.

Spotify lanzó el año pasado un servicio de alta definición para aquellos usuarios premium que pagaran una pequeña cuota mensual extra; no obstante, no ha tenido mucho éxito entre la comunidad melómana.

Si escuchar música de alta calidad, utiliza una buena fuente de audio

El segundo elemento del que debemos disponer es una fuente propiamente dicha si queremos escuchar música de alta calidad. En este momento, te habrás echado la mano al bolsillo y habrás sacado el móvil. Error. La mayor parte de móviles actuales no cuentan internamente con un DAC (Digital Audio Converter). Este es el que nos permite sacar todo el jugo al archivo High-Res de nuestro grupo favorito que tanto esfuerzo nos ha costado conseguir. Por este motivo, necesitaremos un DAC externo, conectado a la fuente de audio.

En este punto es necesario decir que muchos reproductores de música ya cuentan internamente con este tipo de hardware. El DAC lo necesitaremos en los casos en los que queramos escuchar música de alta calidad directamente desde nuestro ordenador o desde nuestro móvil.

escuchar música de alta resolución

El reproductor: un factor clave para escuchar en alta resolución

Tenemos un archivo de audio con una baja compresión. Y lo estamos reproduciendo en el ordenador o en nuestro móvil conectado a un DAC o en en reproductor de música de buena calidad (con DAC integrado). Así, lo último que necesitamos es unos buenos auriculares o un buen altavoz para escuchar música de alta calidad.

La mejor recomendación en estos casos es olvidarnos del bluetooth y conectarnos a la fuente de forma alámbrica. Obviamente, un sonido con más matices, y en general de mayor calidad, no sale gratis; si es lo que queremos, tendremos que desembolsar una cantidad mayor a la hora de adquirir un producto con las características que necesitamos. Solo así puede garantizarse el disfrute de escuchar música de alta calidad.

escuchar música de alta resolución

Conclusión

Estos son los tres elementos básicos para escuchar música de alta calidad y tener así una experiencia audiófila plena. Pero yo ahora os pregunto: ¿merece la pena? La respuesta es: depende.

Para apreciar la auténtica calidad de una canción, no solo necesitamos todos estos elementos de los que hemos hablado. También necesitamos atención. Es decir, sentarnos tranquilamente en casa, ponernos nuestros auriculares y disfrutar de la música. La mayor parte de nosotros escuchamos música haciendo deporte, andando por la calle o sentados en una parada de metro. En estas situaciones no tiene sentido alguno que intentemos escuchar en alta calidad nuestra canción preferida con ese nivel de exigencia. Porque, admitámoslo, todas las distracciones externas nos van a impedir disfrutar la experiencia tal y como se merece.

Un buen audiófilo busca su momento a lo largo del día en el que estar lo suficientemente tranquilo como para escuchar su grupo preferido sin ninguna interrupción externa. Así, mi recomendación es que entendáis el sonido en alta definición como lo que es: una forma totalmente distinta de disfrutar nuestra música. Para escuchar música de alta calidad deberemos de dedicarle algo de tiempo si queremos obtener los mejores resultados.

Y vosotros, ¿cómo escucháis vuestra música favorita? Me podéis dejar la respuesta en los comentarios.

Si te ha gustado, puedes compartir el artículo en redes sociales!
Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

Puede que también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top